lunes, 31 de julio de 2017

Vacaciones

Saquen sus sombrillas, llenen sus neveras portátiles con hielo y desempolven las pelotas Nivea. Han llegado las vacaciones.

¡Dadme dos semanas de descanso!

domingo, 23 de julio de 2017

Guinea Española y su especial relevancia en la Guerra Civil



Cuando nos cuentan la Guerra Civil nos dicen que la insurrección comenzó en el Marruecos Español y pronto se extendió a la Península. Canarias también tuvo un papel importante en la conspiración y por ello tiene algo de protagonismo (acordaos del Dragon Rapide y todo eso). Pero resulta que España tenía otro territorio por ahí perdido.

¿Lo veis?

Un momento, lo voy a poner un poquico más grande.

domingo, 9 de julio de 2017

¿Qué es la protohistoria?



Hace dos semanas escribí la primera entrega de “Urbanismo Cutre” (en este caso, sobre Çatal Höyük) y os hablaba sobre la Protohistoria. Un colega me dijo que conocía la Prehistoria y todo eso, pero que era la primera vez que oía el término “Protohistoria”. No le voy a culpar, yo tampoco tengo idea de lo que es un “ribosoma procarionte” pese a que lo acabo de buscar en Wikipedia.

La gente tiende a creer que la Historia es como una tarta. Abajo tenemos la Prehistoria (que sería el dulce, dulce bizcocho), luego la Edad Antigua (capa de nata), la Edad Media (capa de chocolate), la Moderna (esa especie de mermelada dulce que no gusta a nadie) y finalmente la Edad Contemporánea (capa final, con deliciosas virutas de chocolate y otros adornos comestibles igualmente riquérrimos que gustan a todo el mundo y por los que te peleas con tus familiares cercanos por ver quién se los come).

Maqueta fidedigna de la separación de Edades en la Historia. Nótese como la Edad Media empieza a difuminarse en sus bordes, tal y como destacaremos a continuación.

domingo, 2 de julio de 2017

Dios, Patria y tortilla de patatas: el carlismo culinario.



El carlismo no es como el falangismo, pese a que Franco uniera las dos ideologías en la FET de las JONS. El carlismo tiene un regusto a romanticismo  ingenuo y a ideología vintage. Esa idea de que todo se arreglará mágicamente si se restaura el linaje de Carlos María Isidro, legítimo rey de las Españas y no esa usurpadora de Isabel II.

El carlismo mola. El hecho de que tengas carlismo en diferentes sabores dependiendo de tus gustos políticos (tradicionalistas acérrimos o socialistas autogestionarios, por ejemplo) hace que su catálogo guste a niños y mayores. Incluso, en una de las primeras elecciones de la democracia, fueron integrados en Izquierda Unida, dándoles un toque contradictorio y naif que les hace adorables.

Pero lo que os voy a contar no tiene que ver con estos carlistas contemporáneos, tiene que ver con los carlistas del XIX. Con esos tíos que te montaban periódicamente una guerra civil porque no les gustaba para nada que Isabel II estuviera en el trono y que España tuviera algo tan aberrante como una Constitución. Esos que tenían a Carlos María Isidro como su waifu.

Ver a mujeres en bikini: el principal temor del carlista en verano.

domingo, 25 de junio de 2017

Urbanismo cutre. Hoy: Çatal Höyük



Me he dado cuenta de lo poco que hablo de prehistoria en este blog. Hablo tan poco que ni siquiera tengo etiqueta como tienen la Edad Antigua, la Media, la Moderna o la Contemporánea. También puede ser por lo mucho que odio la Prehistoria, como ha quedado patente en entradas como esta.

Pero voy a crear una etiqueta para utilizarla cuando me den ganas de vestirme con pieles y golpear piedras. Así que cuando estéis leyendo esto, ya nada importará porque habré creado la etiqueta “Prehistoria”. Así que la información que estás leyendo ahora mismo ya está desfasada.

Lo único que puedo salvar de la Prehistoria es la Protohistoria. Esa época en la que ya hay sociedades sedentarias y más o menos refinadas, con los primeros aparatos estatales sustituyendo a las antiguas formas de sociedad tribal. Esos momentos en los que ya hay indicios de escritura pero se mantiene un espíritu esencialmente oral. Esa época de transición entre golpear piedras en una cueva y los faraones, para que nos entendamos.

Según Google esto es Protohistoria. ¿quién soy yo para contradecir al todopoderoso Google?

lunes, 12 de junio de 2017

¿Y ayer qué?


Pero no me andaré por las ramas y os sobornaré con un par de fotos para que no me tengáis en cuenta que ayer no escribí lo que debería. Estaba ocupado en la Guerra Civil.



Y esta foto es de Alan Warren, a la que se acompaña con este texto:
In one plaintive photo, comrade Pablo Gracia Vera frantically scribbles a quick letter to his novia for "Babs" to pass on to her. It will be his last. Just five minutes after this shot was taken by even more ace reporter, "Bunny" Warren of the Washington Post, he will be dead. "Babs" will go to comfort his grieving novia. A pretty little thing, judging by photo that he proudly showed us...



lunes, 5 de junio de 2017

La Nueve



La entrada de esta semana ha sido sugerida por mi contribuyente de 5€ de Patreon.

Hubo un tiempo en el que los niños jugaban en las calles despreocupados, los ancianos salían de sus casas sin cerrar la puerta, la fruta era mucho más sabrosa y los prados eran mucho más verdes. Os estoy hablando de la Segunda Guerra Mundial.

Vale, puede que la tenga un poco idealizada y que no fuera realmente así. Nunca lo sabremos.
Después de la Guerra Civil, Francia tenía numerosos españoles hacinados en campos de refugiados. El trato no era el mejor (el servicio de habitaciones dejaba mucho que desear) y las letrinas no eran lo que se dice “cinco estrellas”, pero oye, por lo menos no te deportaban a países fascistas. Por ahora.

En el momento en el que la Línea Maginot se vio que no servía para nada, los franceses se hicieron caca encima. Se crea la Francia de Vichy y todas esas movidas francesas fascistas y la Francia Libre descubre que no puede luchar solamente con la población de las colonias. Más que nada porque estamos en los años 40 y se empieza dando fusiles a los negros y se les termina dando la ciudadanía completa.

Cuando por fin vi una foto del semioruga "España Cañi", me decepcionó bastante  por su carencia de sevillanas y toreros pintados en el chasis.

domingo, 21 de mayo de 2017

La Guerra de los 30 años




Como decía Pérez-Reverte en “Muchachada Nui”: Siglo XVII, el subidón en España. Mira, todo bueno, todo bueno, mira.

Los que habéis leído algo de Alatriste como lectura obligatoria de instituto, sabéis a lo que me estoy refiriendo. Coger una vizcaína, clavársela a un holandés en las tripas y tirar p'arriba. Pues eso pero durante 30 años. Hala, ya tenéis la Guerra de los 30 años resumida a más no poder.

Inicialmente estalló como un conflicto entre católicos y protestantes, entre el espíritu de la Reforma y el espíritu de la Contrarreforma, pero pronto escaló a niveles políticos y militares. Y casi toda nación medianamente importante de la Europa del momento intentó incorporarse a la fiesta. Que 30 años dan para liarla mucho.

No puedo ser el único que piensa que el Emperador Rodolfo II del Sacro Imperio Romano Germánico es una especie de Felipe II con unos kilos de más.

domingo, 14 de mayo de 2017

Corea del Norte está que lo peta



De unas semanas atrás, llevaba oyendo noticias sobre Best Korea que me habían hecho crearme ilusiones. Desempolvar el pintoresco término “destrucción mutua asegurada” me prometía un holocausto nuclear con el que entretenerme el resto de mi corta vida. Las horas invertidas en juegos como el Fallout habrían dado sus frutos.

Pero no, Corea del Norte se decide a lanzar un pepino nuclear y resulta que he tirado petardos más potentes cuando era crío, en las fiestas de mi barrio. DECEPCIÓN. Después de ese estrepitoso fracaso, llegó el silencio más absoluto. Corea del Norte lleva esperando que nos olvidemos de sus cosillas al mismo tiempo que espera recuperar algo de dignidad.

Pero todos sabemos que Corea del Norte es como el amigo borracho que tiene todos los grupos: llega el fin de semana, y él tiene siente el irrefrenable deseo de ponerse a dar vergüenza ajena. Así que espero que nuestro país asiático favorito nos deleite con alguna absurda bravuconada más adelante.

Corea del Norte tiene el ejército más poderoso del mundo: a las 15:00 te está defendiendo las fronteras nacionales y a las 16:00 puede estar recogiéndote las patatas.

domingo, 7 de mayo de 2017

La guerra del Emú



La Primera Guerra Mundial ¿os acordáis de ella?

Trincheras, barro, muerte, gritos de dolor de los heridos… EL GAS. Esos estupendos ataques de gases irritantes que te hacían escupir cachitos de tus propios pulmones mientras agonizabas durante semanas... qué recuerdos [suspiro].

La Commonwealth recompensó a los valientes australianos que pelearon en batallas como Gallipoli con tierras en el interior de Australia. La densidad de población más alta se da en las zonas de costa, por lo que recompensar a los soldados desmovilizados con tierras en el interior reubicaba a parte de la población y equilibraba el territorio demográficamente. Un plan perfecto. Solamente sobre el papel.

Si la gente no se había establecido en las grandes llanuras del interior de Australia era por la escasa fertilidad del suelo. Y por la aridez. Que parece que a nadie se paró a pensar que quizá no era TAN buena idea lo de roturar tierras desérticas. Las cosechas eran malas y escasas porque la tierra no estaba preparada para ser explotadas intensamente.

Los veteranos de Gallipoli habían visto cosas horribles, pero no estaban preparados para luchar contra pájaros grandes.

domingo, 30 de abril de 2017

VIAJE EN EL TIEMPO: Lopera (1936)

Puede que os parezca extraño, pero esta semana la entrada viene en un formato audiovisual moderno. Hasta a mi me cuesta aceptarlo.





Antes todo esto era campo...

domingo, 16 de abril de 2017

Numancia





Mientras se aclara el tema de Corea del Norte, y veo si puedo hablar de eso o vamos a perecer todos en el infierno nuclear, os voy a hablar de otra historia de cabezonería y desafío a imperios poderosos. El problema es que, como tenéis ojos en la cara y habréis leído la cartela que preside la entrada, ya sabéis por dónde van los tiros. Numancia.

Por si alguno no lo sabía, hay una zona de España que se llama Soria. Parece que está parcialmente habitada y que la civilización ha llegado hasta allí, pero nunca recuerdo haberme montado en un tren que tuviera estación en esa zona. Así que en lo que a mí respecta, sigue siendo una tierra que sólo conozco en leyendas y folklore popular.

Nos tenemos que remontar al siglo II a.C. para situar cronológicamente la entrada de esta semana. Los romanos están convirtiendo la Península Ibérica en la provincia de Hispania. En las zonas de costa, habituados al comercio con extranjeros (griegos, fenicios, cartagineses…) la romanización es rápida. Pero ¡ay! los pueblos indígenas del interior fueron otra cosa.

"¿Te sabes el chiste del vacceo que tiene un perro que se llama Mistetas y lo pierde y le pregunta a un arévaco que si ha visto Mistetas, y el arévaco le responde: no, pero MUERTE A ROMA."

domingo, 9 de abril de 2017

Under sandet (el análisis)



Sacad vuestras gafas de pasta y peinad vuestras barbas de hípster porque hoy os traigo un análisis de una película minoritaria de la que poco habréis oído hablar: Under sandet.

La verdad es que esta película se estrenó hace años ya (en el 2015) y el director es Martin Zandvliet. No os preocupéis por no tener ni idea de lo que estoy hablando, es una producción germano-danesa y no espero que la conozcáis. Pero para remediar eso estoy yo aquí esta semana.

Me topé con la película de casualidad mientras ojeaba las novedades que habían subido a mi… esto… ¿siguen existiendo los videoclubs? ¿sí? Pues la encontré mientras ojeaba las nuevas novedades que habían traído en mi videoclub de confianza. Obviamente me vi la película en versión original subtitulada porque, ya que te pones a ver una película tan minoritaria, te la ves en un formato que luego puedas presumir en el Starbucks más cercano.

Ah, ese tiene un casco de acero. Ya sabemos quién es el niño mimado del Führer.

domingo, 2 de abril de 2017

Carrero Blanco: venganza desde ultratumba




Corren malos tiempos para el humor que tenga tintes políticos.

Es un tema espinoso, pero es lo que hay. A día de hoy, no se puede bromear con según qué cosas, lo cual me preocupa porque éste es un blog en el que cada semana me río de un suceso o personaje histórico. Personalmente me parece una idiotez la censura con la que blindan a según qué personalidades.

¿Os imagináis una Alemania en la que está penado con cárcel hacer subtítulos graciosos de la escena del búnker de Hitler en El Hundimiento? Los políticos, como figuras públicas que son, han sido objeto de chistes y bromas durante siglos. La desacreditación pública mediante chistes ofensivos ha sido una herramienta política más a la que se ha recurrido en numerosas ocasiones en las que se ha buscado el desprestigio del oponente.

No me vale la excusa de “es que estás bromeando con algo reciente”. El atentado de Carrero Blanco fue en el año 1973, lo cual quiere decir que han pasado 44 años (a día de hoy). Si no se pueden hacer bromas de un suceso que hace casi medio siglo que ha ocurrido, apaga y vámonos. Pero no hay que sorprenderse. Uno, que es historiador, supongo que por defecto profesional, no puede dejar de establecer similitudes con los hechos que ocurrieron en 1905 con la revista satírica catalana “Cu-Cut”.

Maldito "Cu-Cut", con Mahona no se atreve ¿eh?

lunes, 27 de marzo de 2017

[Análisis] Katharine Atholl: "Con los reflectores sobre una España en guerra"



Toca la última actualización de la serie de Guerra Civil. Ya encontraré algún otro tema con el que hacer otro monográfico, no os preocupéis.



Hasta ahora los protagonistas de los libros que había analizado eran militantes e intelectuales cercanos al Partido Comunista británico. Si bien algunos de ellos venían de los estratos pudientes de la población, hasta ahora no habíamos tenido entre manos a alguien perteneciente a la nobleza. Novedad y giro argumental, todo en uno.

Katharine Atholl era una duquesa (¡duquesa!), diputada por el partido conservador en Escocia y convencida anticomunista. A sus 60 años, no le pidas que fuera una revolucionaria del copón, que ya no son edades para ir quemando cajeros de Bankia, por ejemplo. Eso sí, era una edad ideal para visitar varias veces la España de la Guerra Civil, a ver qué pasaba en tierras españolas.

“Espera un momento” dirás mientras preguntas mentalmente “¿Qué es lo que lleva a una duquesa a interesarse por la República?”. Bueno, en primer lugar tiene intereses históricos: su padre ya había publicado estudios históricos y había inculcado la curiosidad por la Historia a su hija. En segundo lugar, está la función de advertir a Inglaterra del peligro de que tiene otro país fascista para el dominio británico del Mediterráneo.

O Malta, que era territorio de soberanía británica y estaba a un tiro de piedra de las costas italianas, por ejemplo...

domingo, 19 de marzo de 2017

[Análisis] "La prensa británica y la Guerra Civil española"



Esta semana toca más Guerra Civil, que ya estamos en la recta final.



Desde el estallido de la Guerra Civil, la prensa internacional se hizo eco de los sucesos en España. Había periódicos cuyo interés era anecdótico, y lo que querían era explotar el morbo y la sed de aventuras (porque por aquel entonces España era una especie de país exótico del que poco sabían en el extranjero). Había otros periódicos que querían informar de lo que estaba ocurriendo.

La prensa de Alemania e Italia, en bloque, apoyaron al bando sublevado sin demasiadas dudas. Inglaterra pugnaba por cerrar los ojos y gritar ante toda Europa “si no lo veo, no está ocurriendo”. Francia luchaba con una especie de doble personalidad y no sabía si ayudar o no a la República. En estos dos últimos países se dio una lucha propagandística para que la opinión pública apoyara a uno u otro bando.

Sin embargo, la prensa izquierdista hizo causa común con el gobierno republicano, y frecuentemente llegaron numerosos periodistas a España a encontrar “la verdad” para contársela a sus lectores. Los medios conservadores, en líneas generales, se conformaron con la versión propagandística del gobierno de Franco.

A Robert Capa le gustaban más las guerras que a un tonto un lapicero.

domingo, 12 de marzo de 2017

El Desastre de Annual



Hace un tiempo os hablé de la putada que fue para España la Guerra de Marruecos en líneas generales, pero hoy os voy a hablar del Desastre de Annual en particular. ¿La razón? El otro día me legaron un bloque de postales del Monte Arruit que llevaba en mi familia desde los años 20, cuando mi bisabuelo estaba en la Guerra de Marruecos.

Era el inicio de la década que tanto me gusta a mí (1920/1921) cuando España se propuso una operación por la zona de Melilla y Alhucemas que pacificara la región.  El elegido para este cometido fue el General Manuel Fernández Silvestre, quien avanzó con éxito por la zona del Rif durante los primeros momentos de la incursión en tierras de los rebeldes marroquíes.

Sin embargo, la operación murió de éxito. Las líneas de suministro se extendieron demasiado y dejaron de ser efectivas. Muchos suministros caían en ataques de guerrilla de las tribus rifeñas y las posiciones fortificadas tenían deficiencias en el abastecimiento, pese a estar ubicadas en zonas estratégicas. Hasta este punto apenas se había disparado un tiro en algo que se pudiera llamar honrosamente “batalla”.

Este señor tan feliz celebrando una ronda con un exitoso ratio bajas / muertes en la Campaña del Rif, es mi bisabuelo.

domingo, 5 de marzo de 2017

[Análisis] Frank Pitcairn: "Corresponsal en España"



Volvamos a hablar de libros un rato. Si, otra vez. Soy aragonés, y a terco no me gana nadie.


Bueno, esta semana toca hablar de un libro finito: Corresponsal en España, de Frank Pitcairn.
El nombre en realidad el pseudónimo de Claud Cockburn, un escritor y periodista (a estas alturas ya no os debería sorprender la etiqueta “escritor y periodista”). Como periodista es bastante bueno, y asiste a hechos muy relevantes para la Historia periodística, pero como escritor es más… discreto.

El bueno de Cockburn viene de familia distinguida de diplomáticos afincada en las colonias británicas, por lo que su familia tenía pasta y renombre. De hecho, como su familia tenía tanta pasta y renombre pudo estudiar en Oxford (¡nada menos!). Sus estudios le permitieron convertirse en un periodista respetado y corresponsal británico en el extranjero. Probablemente, para ocultar su origen acomodado, siempre escribe con seudónimo casi toda su vida, con distintos nombres.

Cockburn es el guapetón de gafas.

domingo, 26 de febrero de 2017

La exposición hispano-francesa de 1908



Esta semana, para cambiar un poco y dejar de hablar de la Guerra Civil, os voy a hablar de la exposición hispano-francesa de 1908. Así que no hay riesgo de perderse porque tampoco nos vamos muy lejos.

Era 1908. Europa no tenía ni idea de la fiesta que se iba a montar en 1914. España estaba a lo suyo, intentando demostrar al resto de las naciones serias que, a pesar de haber perdido sus últimas colonias, seguía siendo poderosa e importante. Y que si alguien tenía que llevar los cafés a los mandatarios importantes, ese podía ser Alfonso XIII, veinteañero en aquel momento.

Por aquel entonces, ni siquiera estábamos metidos en la Guerra de Marruecos, con la de Cuba ya habíamos tenido suficiente. Impresionar al resto de países con una intervención militar estaba descartado. Sin embargo, a todo el mundo le gustaban las exposiciones: era un impulso a la economía, ponían en contacto aspectos culturales y mostraban al mundo los adelantos industriales y técnicos. A la burguesía le encantaba todo este rollo.

¡Qué grandiosidad! ¿No os entran ganas de visitarla?

domingo, 19 de febrero de 2017

[Análisis] T.C. Worsley: "Los ecos de la batalla"


Tercera entrega de esta saga sobre estas recomendaciones de la Guerra Civil:


La semana pasada fue el aniversario de la masacre de la carretera Málaga-Almería.

Worlsey es el sidekick definitivo. Está ahí para ayudar lealmente al protagonista en los momentos de más necesidad, sin acaparar la atención de la figura principal. Worlsey es el Robin de Batman. El Dr. Watson de Sherlock Holmes. La Rose Tyler del Doctor. El Patricio de Bob Esponja.

Probablemente, por eso, todos sus personajes tienen un seudónimo. Su rol de apoyo es el resultado de ser autoconsciente de que no vale para ir por ahí matando fascistas, que es demasiado blando para el combate. Quiere aventuras y ayudar a España, como muchos intelectuales e izquierdistas del momento, pero no se atreve a dar el paso.

Al contrario que otros personajes de la colección, Worlsey  no corre a alistarse en el primer momento. Lo de pelear en primera línea se lo deja a otros compatriotas. Su peripecia española pasa por investigar el destino del carguero Komsomol, por ayudar en lo que puede en la carretera Málaga-Almería y buscar a sus amigos en la Batalla del Jarama.

Rara fotografía de Stephen Spender (derecha) y Thomas Chulbert Worsley (izquierda) corriendo por las calles del Madrid sitiado. (1937, fotografía coloreada)

domingo, 12 de febrero de 2017

[Análisis] John Sommerfield: "Voluntario en España"



Y vamos con el segundo libro de la colección: Voluntario en España.


John Sommerfield es un intelectual, aunque no es un erudito. Provenía de la clase media inglesa, pero abandona las relativas comodidades de las que gozaba por un trabajo precario y una vida bohemia. Porque es lo que estaba de moda en el periodo de entreguerras. Ser bohemio, beber absenta y explorar las vanguardias en Montmartre.

Su intelectualidad y su militancia se dan la mano en su trabajo como escritor, con obras como “Primero de mayo”. Con ese título ya os imaginaréis por dónde van los tiros en sus obras. A Sommerfield le encantaba el comunismo. Por eso, cuando un amigo vuelve de España y le pone los dientes largos, diciéndole que en España está ocurriendo una verdadera revolución, se alista. De hecho, toda su cuadrilla acaba en la sección de ametralladoras del batallón “Comuna de París”.

Desde el principio, “Voluntario en España” participa de la euforia inicial de la contienda. Todo lo comunista le entusiasma: las banderas rojas, cantar la Internacional, el material bélico de fabricación rusa, las milicianas… La obra la escribe cuando su fase comunista está en su máximo apogeo, así que la finalidad de la obra es la de informar a la par que concienciar. Lo cual quiere decir que muchas veces puede rozar lo propagandístico.

Que a ver, que yo también tengo mis musas de la Guerra Civil, pero por lo menos no lo voy escribiendo en un libro.

domingo, 5 de febrero de 2017

[Análisis] Esmond Romilly: "Boadilla"




Durante las próximas semanas, me dedicaré a publicar análisis de la colección "Armas y letras" de la editorial Amarú. Me parecen unos libros bastante interesantes y amenos de leer. No recomendaría nada que no pensara sinceramente que merece la pena. 

Así que empecemos.


Si te digo “Esmond Romilly” probablemente no te suene de nada, pero no te preocupes, para eso estamos aquí. Normal, toda la fama se la lleva Orwell y su Homenaje a Cataluña. Pero ¿te suena Winston Churchill? Un tipo así regordete, que fumaba puros como quien come pipas y que fue primer ministro de Inglaterra durante la Segunda Guerra Mundial. ¿Te va sonando? ¿sí? Pues Romilly era su sobrino. Y me acabo de enterar de que tiene twitter.

En concreto, era conocido con el pintoresco mote de “el sobrino rojo de Winston Churchill”. Una especie de Indiana Jones, pero periodista en vez de arqueólogo. El odio hacia los nazis se mantiene inalterado, en cualquier caso. Era la oveja negra (¿o roja?) de una familia acomodada británica y durante toda su vida demostró ser un joven rebelde repleto de romanticismo aventurero.

Su rebeldía lo condenó a tener unas relaciones tensas con los estirados colegios privados que tanto gustaban en Gran Bretaña. Se fugó de varios e inició su carrera intelectual en otros tantos, pero la jerarquía, las normas y la rancia moral de las instituciones lo espantaba. Acabó decidiendo que eso de estudiar en esas academias no es lo que más le gustaba y se puso a trabajar en lo que buenamente pudo.

Esmond Romilly sirviendo unos pelotazos en algún lugar de Miami, allá por el final de los años 30.

domingo, 29 de enero de 2017

[Análisis] Age of Empires II



¿Os acordáis de cuando os hablé de Civilization V

Si en el Civilization tenía 233 horas jugadas, al Age of Empires II tengo 306. Y eso que Steam no cuenta toda mi adolescencia, que me la pasé pegada a una p antalla por culpa del juego. En una ocasión llegué a fundir parte del CD en el lector del vicio que llevaba. La copia pirata que me hicieron después, es la que conservo. La expansión de Conquerors, la tengo en su caja de cartón original por ahí guardada.

Soy consciente de que lo que diga aquí no va a descubriros América, pero os voy a contar mi opinión personal. El juego salió en 1999, y creo que 18 años (por el amor de Dios, ese juego ya tendría edad suficiente para poder votar) es suficiente como para asumir que la gente ha oído hablar de él.


Y cómo olvidar al hermano feo y "menos inteligente" de Age of Empires II: el Age of Empires III